Google Website Translator Gadget

dijous, 27 d’octubre de 2011

Pecados capitales (6): la pereza
Deadly sins (6): sloth

La pereza (papel Meirat hecho a mano)

Comentario
Para la pereza, Teresa había construído una agradable escena de molicie con su gata, la taza de café, un trozo de periódico... La escena resultaba ideal para el encargo que tenía, presumiblemente para colgar en un dormitorio. Pero la pereza que resulta pecadora había de ser algo más grave que el ronroneo con las sábanas. (Para interesados en el tema moral puede verse este artículo de wikipedia).
Tomada como un descuido consigo mismo por no hacerse cargo de la propia vida, pensé en algo que conecta mejor con las ansiedades contemporáneas...

***

Para la realización puse un fondo crudo y subí la bicicleta entera a la mesa del taller y decidí que el pedalier es un elemento bonito, donde se aplica la fuerza... esa que la pereza impide aplicar. 

Cuestión aparte es el tema de las telarañas. No hay manera de poner telarañas de verdad en el bodegón (so pena de "pecar de verdad") y había que buscarlas en internet. Hay dos grandes tipos de imagen de telarañas: las que consisten en hilos tejidos y las que consisten como en masas de polvo en forma de cortinas, embudos... No tenía nada claro. Después de la primera versión de la telaraña, la acuarela no me convenció pero no la rompí y estuvo en barbecho un mes. Un día la retomé dispuesto a arreglar la composición siguiendo más el modelo del trenzado de líneas, aunque el resultado no fuera verosímil. Así que abandoné el purismo de la acuarela, tomé la témpera blanca para pintar encima y salió esto que me gustó más.

dilluns, 24 d’octubre de 2011

Pecados capitales (5): la envidia
Deadly sins (5): envy

La envidia (Papel Meirat hecho a mano)

Comentario
No hay envidia sin otro, y ésta es la dificultad del cuadro, donde los objetos no deberían estar reunidos sino observándose.
Para la envidia usé una imagen repetida en los bodegones holandeses del XVII, el limón medio pelado que muestra al espectador su fruto ácido y media monda colgando. Pieter Claesz tiene esta naturaleza muerta de 1633. Pero sobre todo, es Willem Kalf quien lo usa repetidamente en diversas naturalezas muertas de la década de 1660 y Jan Davidsz de Heem en unos cuantos de sus bodegones -y aun hay otros artistas.
Esta fruta a medio pelar podía simbolizar, en el contexto de una vanitas, "la vida, dulce en apariencia pero de sabor amargo".
En mi propuesta, sin olvidar esta referencia a la acidez y/o amargura, buscamos un sentido nuevo: ambos frutos exhiben mútuamente su pulpa sin piel. Y también, por decirlo con una expresión castellana, el limón "no tiene nada que pelar" con la otra fruta tropical, más grande, dulce y exhuberante. Finalmente, en español, la envidia es verde.

Creo que el resultado suaviza mucho la crudeza de la envidia que es un sentimiento destructivo -a veces se identifica con la destructividad misma. Al final a las dos frutas les espera la misma suerte...

dijous, 20 d’octubre de 2011

Pecados Capitales (4): la soberbia
Deadly sins (4): pride

La soberbia (Papel Meirat hecho a mano)

Comentario
No llegué a conseguir una imagen sencilla para la soberbia en ningún momento. Es el montaje que ha resultado más reflexivo y puede que más forzado. Sin embargo, en mi defensa he de decir que muchos bodegones clásicos resultan mucho más intelectualizados por la acumulación de símbolos. Aquí, la interpretación debería resultar asequible a cualquiera que mire con atención.
Se trata de representar el ego autocentrado y con desprecio de los demás. Daré alguna pista para que todo resulte más fácil: el tablero de ajedrez es un elemento clásico que se encuentra en algunas naturalezas muertas (p. ej. este cuadro de Lubin Baugin). Para nuestra mirada, el tablero puede representar aquí un espacio de juego o de rivalidad. Sin embargo quise que todo sucediera en el mismo bando de las blancas. Lo decisivo es que un peon se refleja y, sobre todo, se refracta, pero todo sucede entre peones.

***

Además de la idea propiamente dicha, la realización trajo algunas dificultades. Compré un pequeño espejo en un bazar que resulta como de "tamaño natural" para un peon. En cuanto a la copa, probé muchas copas distintas llenas de agua para ver si ofrecían un efecto de refracción adecuado al tema. Al final, la copa de vino más sencilla fue la mejor.
Finalmente, probé con distintas perspectivas, subiendo y bajando la altura de los objetos, hasta encontrar una adecuada. Sin embargo, apenas muevas unos centímetros los ojos, el reflejo del espejo desaparece y la refracción en la copa cambia ostentosamente de forma... Esa fugacidad pasajera de la imagen de la imagen, no obstante, liga muy bien con la soberbia misma...


dilluns, 17 d’octubre de 2011

Pecados Capitales (3): la avaricia
Deadly sins (3): greed

La avaricia (Papel Meirat hecho a mano)

Comentario

Pintar la avaricia fue lo que más se ha parecido a pintar un bodegón de los de toda la vida. Dispones una tela de color crudo sobre la mesa del taller y colocas los huevos que has comprado en la tienda en una composición agradable. Intenté ser sutil con la acuarela  y evitar grandes contrastes. 





En cuanto a ideas no hay grandes complicaciones: se trataba de representar el exceso y la sobrecarga para la huevera ("la avaricia rompe el saco"). En realidad -iba pensando- todos los pecados capitales son formas diversas del exceso...

Los huevos contienen siempre en nuestra imaginación la amenaza de romperse. Podía haber pintado alguno roto... pero estaría bien que eso lo anticipase el espectador. Por otra parte, hay algo de opaco, de cerrado, de impenetrable en la avaricia. El avaricioso es alguien cerrado como el propio huevo...

dimecres, 12 d’octubre de 2011

Pecados Capitales (2): la ira
Deadly sins (2): rage

Este segundo montaje, sobre la ira, ya lo realicé por mi cuenta.

La ira (papel Meirat hecho a mano)


Comentario
La idea es simple: la ira significa desaparición de la racionalidad. Que las "luces" signifiquen la razón es cosa tradicional. De paso quería usar bombillas como había hecho Teresa en alguna de sus vanitas por ir armonizando elementos.
Como casualmente no tenía ninguna bombilla fundida me fui a la deixalleria municipal (recogida de residuos) a ver qué encontraba. En la zona de vidrio encontré los restos de unos globos de cristal de lo que había sido una lámpara tipo araña. Me llevé un globo entero a casa, lo envolví en trapo y con el mismo martillo que aparece en la acuarela procedí a romperlo. Rompí también una bombilla. El martillo en pie muestra su dominio sobre el cristal hecho añicos.

***
(Ah, por cierto: desde el punto de vista plástico, recomiendo el ejercicio de pintar cristal. Que el arte sea abstracto o figurativo es sólo una cuestión de "tamaño": si te acercas lo suficiente al tema todo acaba siendo mancha y línea...)

dilluns, 10 d’octubre de 2011

Pecados Capitales (1): la lujuria
Deadly sins (1): lust


En los días siguientes iré subiendo la serie de acuarelas de los siete pecados capitales. El orden será el mismo que el de realización. Empiezo con la lujuria. El lector más paciente tiene abajo una explicación. 

La lujuria, sobre papel Meirat, hecho a mano.

Una digresión sobre el tema

¿Tiene esta serie algún interés teológico o moral? De entrada, había un interés estético. La cosa comienza con una idea de mi amiga fotógrafa Teresa Romanillos que quería ilustrar la lujuria y la pereza para unos encargos, y quizás después continuar con el resto de pecados. Ella llevaba años haciendo unos bellos bodegones y de ahí pasó al género de las vanitas, buscando conectar elementos modernos con las naturalezas muertas clásicas. Retratar los pecados significa una especie de continuación del género. 

Las vanitas son un un género de pintura que se puso de moda en el siglo XVII: por medio de objetos y disposiciones de objetos fuertemente simbólicos y de lectura muy codificada se recuerda al espectador la fugacidad de la vida y la vanidad de los objetos y acciones con los que el hombre se pretende engrandecer. Ambos admiramos las obras del neerlandés Peter Claesz, que incluyen en sus naturalezas muertas entonadas en ocres y tierras, una calavera.

Actualizar el tema tiene su interés artístico. En el caso del fotógrafo, la parte mayor de la acción estética recae en la construcción del bodegón. Teresa llevaba ya semanas pensando en ello, y yo años sin pintar un bodegón, de manera que me acoplé a pintar uno de sus montajes, quizás el más conservador, pensando tan sólo en resolver una acuarela. Ella ha ideado otra propuesta más osada para la lujuria.

Al menos en mi acuarela, la lujuria no se presenta lujuriosamente, es decir, como una imagen que haya de suscitar deseo, sino más bien lo contrario, ligando los elementos-fetiche a la muerte. Yo creo que si había en nuestras conversaciones previas alguna idea crítica o irónica con relación a la educación tradicional sobre los pecados capitales, en esta representación de la lujuria, gana la partida la moral clásica -o quizás sólo le seguimos la corriente a las convenciones-. La boa y el tacón sugieren la mujer fatal. Los rojos de la manzana, del pintalabios y del interior del zapato no son rojos, sino carmín: la cercanía al morado convierte la promesa de placer en anuncio de muerte. O al menos, esa era la idea.

dijous, 6 d’octubre de 2011

Diumenge matí al mercat de St. Antoni de Vilamajor
Sunday morning on St. Antoni de Vilamajor street market

Passejar pel 'mercadillo' de Sant Antoni de Vilamajor i comprar fruita als pagesos és un bon entreniment els matins de diumenge. Els dos primers apunts són d'aquest primer diumenge d'octubre.
De temps de tardor, res de res...
La parada de la fruita
La gent passa i trespassa. A vegades a penes tens uns pocs segons per captar la figura i aquesta queda com una presència borrosa que reflecteix el seu fugisser "estar de pas".
Malgrat els paraigües de la parada, de pluja, res de res...
Parades d'objectes de complemet

Aquests altres apunts són del mes de juny.
El mercadillo des de la carretera de Cànoves

La furgoneta dels pollastres a l'ast.
Una de les primeres entrades del blog la vaig dedicar a aquest mercadillo.
I més coses de Sant Antoni.