Google Website Translator Gadget

dilluns, 12 de setembre de 2011

10 años en la Cala Mosques
10 years in Cala Mosques

La Cala Mosques de Tres Cales (Ametlla de Mar) es mi pasión marina... Después de 10 años de volver a ella cada verano y pintarla aun no estoy satisfecho y aun pienso que no capto bien la impresión general de naturaleza pura que me produce... Y sin embargo creo que no han sido diez años en balde: se nota un progreso aunque no siempre se vea una línea continua de progreso.
La última versión, agosto de 2011
Como quería decir muchas cosas sobre las dificultades de pintar Cala Moscas he escrito una especie de pequeño ensayo y lo he puesto al final para que no estorbe a quien no quiera leer.
2002

Versión de 2002, la única a partir de foto


2003
Un buen año de producción. Es la época que uno hace inventos con la acuarela, la goma líquida, la cera, la sal...
Versión de 2003, con sal y lápiz de cera en las rocas


2003, los pinos de encima
2003, el pino inclinado sobre el agua
2003, nota en dinA4

2004
Progreso estancado. Aparentemente ninguna aportación. La acuarela parece estar en un callejón sin salida.
2004, el pino inclinado
2004, La punta del lado sur
2004, El pino inclinado, segundo intento
2004, el lado sur
2005
He dejado prácticamente la acuarela y sólo dibujo con tinta: un palo mojado en tinta y aguadas con pincel. Dibujo y más dibujo; aguada y más aguada. El mundo en blanco y negro. Algún toque de color. La disciplina de valorar los tonos. (Nota: el chalet no es mío; simplemente está ahí).
2005, el chalet del lado norte
Uno de los pocos intentos del verano de manchar en color sin demasiado cuidado.
2005, por la zona al norte de la cala

2006
No conservo ningún trabajo de la Cala Mosques. Tinta y más tinta. Dibujo sólo cosas dibujables  y he decidido que la Cala no es dibujable.
2007
Sigo con la tinta pero progresivamente he vuelto a las acuarelas. La cala Mosques se sigue resistiendo. Me desafía.
2007, fondo de la cala, camino y lado sur
2007, lado norte y chalet

2008
Estoy intentando trabajar con grises. Quiero ser más sutil pero aquí la operación de los grises se lleva la "sustancia vital" del lugar...
2008, lado norte y chalet

2009
(Éste ya lo había colgado) He decidido cambiar de ángulo y buscar algo de apoyo en el dibujo sin renunciar del todo a la acuarela. El dominio de los grises y el juego de sol/sombra está más controlado.
2008, entrada a la Cala y vista del lado sur.

2010
Este año sólo he hecho un dibujo... y con rotulador. Tomo aire para un nuevo asalto...
2010, lado norte, pino inclinado
2011 
He vuelto a la carga. He pintado dos nuevos intentos, ambos en directo y con algún retoque en casa, y me he replanteado el tema. Los resultados me gustan más...
2011, lado norte, pino inclinado (1ª versión)
2011, ídem (2ª versión)
 
Las dificultades de pintar la cala.

Creo que en lo que busco no hay mística. Debe haber acuarelistas que resuelvan bien el problema y que, en cuanto al nivel de detalle lo hagan como me gusta, no sólo con las cuatro manchas de impresión global. Creo que no es un problema de sensibilidad artística con la naturaleza, ni de material, ni de penetración en el misterio, ni de dibujo en mi caso, sino que es sólo un problema técnico que no he resuelto bien. Si viera una acuarela de esa zona que me convenciera estoy seguro que tomaría buena nota de los recursos del procedimiento y, sin dejar de seguir el propio camino, eso atajaría la solución bastante.

La dificultad de pintar la cala Mosques, como un ejemplo típico de estas calas rocosas de la zona de la Ametlla de Mar viene de sus tres elementos, cada uno dando problemas por separado y luego añadiendo el problema de la armonía del conjunto. Los tres elementos, dispuestos como tres estratos, son mar, roca y pinos.

El mar es el más evidente. Si pintas del natural nunca sabes qué pintas. Los colores, reflejos, agitación del agua y olas, la espuma, cambian de manera espectacular. La luz cambia por el sol pero también por el movimento del mar y por la profundidad del suelo de la cala, las algas, etc. Si el día es inestable, con nubes, la cuestión directamente es de inventarlo todo. Sobre las 19 h., que suele ser cuando ya voy manchando el papel, inequívocamente veo una zona de agua radiante que pide un verde pftalo brillante, y pocos metros más allá un violeta oscuro. Pero a los cinco minutos la cosa ya ha cambiado. E così via. La solución de usar una foto es que suele matar de raíz la vida de la cala y lo que acabo pintando simplemente parece una foto. Sobre este tema, hoy lo dejamos.

Las rocas, por su parte, están quietas, o eso parece. El problema de las rocas es que al observarlas... las ves !... y al verlas descubres que tienen formas fascinantes, intrincadas; tienen recovecos, salientes, conglomerados, rayas, crustáceos, algas... descubres que tienen colores diversos... que las sombras que proyecta el sol cambian también a cada momento. También inequívocamente veo zonas de unos tierras casi bermellones (típicos de la zona) y unos sepias verdosos en la parte inferior, la que el agua del mar cubre y se llena de diminutos caparazones... un oscuro intenso que súbitamente contrasta con la blancura de la espuma. No puede ser que dejes pasar todo eso, que dejes eso tan hermoso sin pintar... Resultado: llevas quince minutos dibujando formas imposibles sin atreverte a perder ninguna.. y la acuarela como cuadro anda delirando.

En cuanto a los pinos mediterráneos que llegan hasta la roca, empiezo a ver por dónde dominar la exuberancia de la forma. La masa vegetal del pinar es una sola masa que hay que distribuir en niveles y en paquetes. Pero por el lado del color la cosa se complica: la impresión que tienes in situ es de un verde brillante, que refulge al sol de la tarde hasta dorar todas las copas... Pero la parte oscura es muy gris, muy contrastada... ¿qué se ve realmente cuando uno cree ver verde pino? ¿El dorado y el gris? En los dos últimos cuadros, terminados en casa, he intentado manejar diversas técnicas para resolver la cuestión de la forma (primera capa general en mojado, algún degradado suave remojando después, pincel seco)... en cuanto al color, sigo probando: el penúltimo va con ocre amarillo, el último con tierra siena natural, ambos mezclados con verde pftalo (el del agua) o con hooke... Y para las sombras, colores oscuros mucho más sucios... quizás no sea el camino. En fin, seguir probando.

Y finalmente, la cuestión es el conjunto: has mirado con (demasiada) atención el mar, has mirado con (demasiada) atención las rocas, quizás no tanta los pinos... y has perdido de vista la cala que debería parecer un organismo que late al compás del mar. Es claro que la solución puede pasar por entonar todo al principio con algún color unificador, usar los mismos colores para los tres elementos... y no dejar de mirar nunca el conjunto cuando dibujas y sobre todo cuando pintas. Aquí está el "misterio" de la práctica y lo que no se enseña en ningún tutorial: ese saber que va guiando tu mano, no siempre conscientemente, y que te dice: "basta aquí", "un poco más allá", "no tanta agua" "seca un poco esto...". O sea pintar, vamos.

El problema global que se plantea es conseguir un engaño efectivo que restituya una impresión verdadera que has tenido delante de la naturaleza. El engaño a veces es trabajoso, a veces "simple" como insisten en decir los buenos acuarelistas en los vídeos... pero sospecho que lo simple se adquiere después de mucho trabajo. Sospecho que los buenos acuarelistas no sueltan su saber si no haces las preguntas adecuadas a sus acuarelas, no a ellos. Sospecho que lo difícil es hacer las preguntas adecuadas a las acuarelas, pero que cuando lo consigues, éstas responden con facilidad. Para cuando lo consigues, a lo mejor ya ni te hace falta seguir haciendo preguntas.
Continuará en años sucesivos.


12 comentaris:

  1. Hola Carlos
    Antes de nada agradecerte el bello comentario que me hiciste, es precioso. Tus escritos son de una gran elocuencia, te felicito (te voy a fichar para que me escribas en algún catalogo)
    Me dejas impresionado con el orden metódico que llevas con tu obra (yo soy muy desordenado).
    Creo que valorar uno mismo su propia obra suele una tarea un poco complicada, me explico; a la hora de sacar fallos o virtudes a nuestro trabajo, solemos ser por lo general, bastantes autocríticos y nuestra propia subjetividad predomina sobre una objetividad razonable.
    Solemos tender a la bipolaridad, de pronto vemos la botella medio llena y nos ponemos eufóricos, pero al rato la vemos medio vacía y viene el bajón. Es consustancial al artista, la eterna duda.
    He mirado el proceso y progreso de tu obra en estos 10 años y creo que si lo hay. La verdad es que nunca estamos satisfechos, y los avances en cualquier actividad se suelen dar sobre todo al principio; luego a medida que vamos adquiriendo nivel las mejoras son más lentas y trabajosas conseguirlas, y al tener mayor conocimiento, aumenta nuestro criterio y elevamos el nivel de nuestras metas.
    Hay un avance en tu obra, un salto cualitativo en esto diez años.
    Trabajas los grises, cosa que al principio se echaba en falta, fundes mejor, hay más perspectiva atmosférica, has eliminado cierta inocencia en la elección del tema y adquirido audacia. Lo que yo echo e falta es un poco de descontrol, romper el dibujo insinuar mas que enseñar sobre todo en los primeros planos.

    Para mi, tanto en la acuarela o en cualquier otra técnica pictórica un aspecto muy importante es la utilización de los grises, las medias tintas; pintar sin sol. El sol ayuda, contrasta y hace que los cuadros sean mas efectistas, muchas veces se pierden matices y es en ellos, donde se diferencia una buena obra de otra normal.

    Creo que me he alargado un poco, seguiremos.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  2. Hola Ricardo
    ¡No sabes cómo te agradezo este extenso comentario! Ya no se trata de crítica o no critica, de vanidad o no vanidad sino de unas palabras en las que te sientes tenido en cuenta porque tienen contenido. La verdad es que estoy de acuerdo con todo lo que dices. Lo del orden metódico -supongo que las imágenes por años- vino con las cámaras digitales y los archivos informáticos. Se lo decía el otro día a Reyes: puedes fotografiarlo todo, clasificarlo y romper el original. Las acuarelas antiguas que he puesto no sé realmente si aun existen, ni le veo mucho sentido a conservarlas porque si es para ver los cambios, con las imágenes es suficiente. En cuanto a la reflexión, al discurso que lo acompaña, es otra pasión que acompaña aquí, pero no tiene que ver con pintar ni parece que acompañe en general a los artistas que ya se expresan bien con los pinceles y así es como ha de ser. Como me gusta, si me pides que escriba algo, con mucho gusto lo haré.
    También acuerdo con lo que dices de cierta polaridad que parece si no consustancial, al menos muy frecuente en los artistas -y más los que pretendemos exhibir, en vivo o en virtual, nuestras obras. Esclavos de la mirada de la belleza, también parece que caemos esclavizados de la mirada ajena...
    La crítica es atreverse a romper el dibujo y creo que lo he dicho en algun momento por ahí -por lo que el acuerdo es total. Lo del sol me parece original y con sentido. Las grandes sombras que crean volumen son algo truculento que en parte me ha venido a base de participar en algunos concursos de pintura rápida. La típica calle sucia con una mancha de luz pura resulta uno de los clásicos recursos de efecto que se suele ver y que aprendes a hacer porque sabes que gusta. Esto de la cala que he puesto me parece un reto mucho más difícil. Ahí el sol no acaba de ir a tu favor sino que multiplica las formas y desdibuja. No sé si mi extenso rollo será leído pero trato de explicar las desventuras de un dibujante que pinta y no puede hincarle el diente al dibujo. Has de pintar-pintar.
    Un fuerte abrazo y gracias.

    ResponElimina
  3. Muchas veces la solución, aunque dolorosa, consiste en sacrificar algo en beneficio de la totalidad, o bien saber dejarlo fuera. Cuesta, pero creo que a veces lo que no está adquiere una presencia extraordinaria. Es solo un camino, de los muchos que hay.
    Un gran saludo

    ResponElimina
  4. Hemos hablado ya alguna vez de esos vacíos, Carlos, a propósito del dibujo de figura. Supongo que la observación también seria válida para un paisaje como el que describo... pero me resulta difícil quitar elementos... El dolor del que hablas tiene una dimensión muy real: dejar fuera cosas que ves es doloroso... Te llevaré una pregunta al respecto a tu blog.
    Saludos y gracias por la observación

    ResponElimina
  5. Hola Carlos, primero que nada no se cómo es que me estaba perdiendo tu blog, lo he recorrido y es muy bueno, así que por aquí estaré seguido.
    A mi también me asombró tu capacidad de orden para conservar esta secuencia y claro, se notan cambios, progresos y esta última versión me ha gustado mucho.
    Claro que la realidad siempre es tan rica que dificilmente la podemos representar y por eso no terminamos de quedar conformes con la obra que terminamos. Creo que por suerte es así, porque esto nos lleva a seguir buscando la forma de mejorar.
    Coincido con lo que menciona Carlos de la importancia de dejar cosas fuera, aunque en este tipo de escena se me hace aún más difícil decidir esas "omisiones".
    Saludos
    Fernando

    ResponElimina
  6. Carlos no tengo la facilidad de escribir, como lo hacéis vosotros, para discutir ese proceso que te ha llevado a analizar esos 10 años de pintura sobre el mismo tema. Para mí no creo que haya que profundizar tanto en si técnicamente está bien resuelta o no. Es algo subjetivo y se trata de que el conjunto guste o no. Ya puede estar perfectamente resuelto técnicamente que si no acaba gustando al que lo ha de observar, será un fracaso. Salvo que solo pintes para pura satisfacción tuya.
    Claro que hay unos principios técnicos pero superados estos, me da la sensación de que no hay que profundizar más.
    Total, no creo que debamos llegar a ser tan perfectos, sino conseguir una armonía que guste. Sabemos que no gustará igual a todo el mundo, pero al menos que guste a aquellas personas que para ti, tengan una forma de enjuiciar que se avenga al que tienes o te interese.
    No sé si me expreso tan brillantemente como vosotros pero creo que son esos los parámetros que al menos busco para que me enjuicien mis trabajos.
    Me gustan tus últimas acuarelas de cala mosques, pero también me gustaron las del 2007 y 2008 del lado norte, siendo ambas diferentes, sin saber decir cuál de ellos es el que más me atrae, independientemente de si la técnica es correcta o no.
    Un saludo.

    ResponElimina
  7. Hola Fernando. A mi ya me gusta que la inter-conexión mutua sea poco a poco porque me cuesta hacerme idea de quién és quién si de pronto conectas/sigues/enlazas un montón de gente. Que nos acerquemos ahora ya está bien porque tengo bastante bien individualizados a mis lectores habituales. También te seguiré y te enlazaré porque tu obra se lo merece.
    Tus palabras parecen perfectamente relevantes al hilo de la propuesta de la entrada. En efecto, hay que vaciar lo que sobra del cuadro, pero nunca hay una ciencia previa que te diga qué es lo que sobra, y cuando la hay empiezas a correr el peligro de repetirte. También estoy de acuerdo con la tensión de la insatisfacción que, bien vista, mantiene la ilusión viva. En los tiempos que corren, tener esto es tener un gran tesoro. Creo que nuestra "comunidad de bloggers" es bastante consciente de esta riqueza o, como se dice ahora, del "valor añadido". Gracias por tu comentario y sé bienvenido.

    ResponElimina
  8. Hola Joshemari
    Es claro que el asunto es de gustar y sólo de gustar. No tendría sentido que fuera de seguir bien la técnica o no por reverencia de la técnica. El asunto es que me gustan más las de este año pero espero que me gusten más las del futuro. Veo pinturas de gente que me gustan más que las mías (habitual, ¿no?). Entonces digo: no es que no tenga sensibilidad, es que falta llegar a lo que me gustaría, y a eso le llamo problema técnico. Por ejemplo, es típico oir: "te has de soltar" etc. Para mi "soltarse" es un problema técnico. Es legítimo esperar alcanzar más calidad y también no obsesionarse demasiado. Tu sabiduría es transmitir que no me obsesione y quizá el escrito, al centrarse en un tema, ha salido demasiado obsesivo. Si tenía tantas acuarelas de este sitio es porque me gusta mucho y lo pinto cada año con cariño... y como a partir de cierto momento lo tenía todo fotografiado... resulta que es fácil poner las cosas en serie... y ver qué está pasando.
    (Ah, y eso que no tienes facilidad de escribir, no cuela).
    Saludos y gracias

    ResponElimina
  9. Interessant recull sobre aquesta obsessió artística amb bons resultats.

    ResponElimina
  10. Hola entintades
    No sé, va bé tenir alguna referència de tema repetit per veure què va passant al llarg dels anys. Quan ho fas, i en això l'ordinador és una eina estupenda perquè et permet tenir-ho tot a la vista, resulta que ni has anat ni tan lluny ni tan poc lluny com et pensaves. Tot està a la vista.
    Salutacions

    ResponElimina
  11. merci de ses aquarelles et de ses tableaux et paroles

    ResponElimina
  12. Hola Frankie: merci a vous para votre visite!

    ResponElimina