Google Website Translator Gadget

divendres, 12 d’octubre de 2012

11 años en la Cala Mosques
11 years in Cala Mosques

Por casualidad, este año no había pasado ni una sola vez por la cala Mosques. Pero a causa de la entrada que le dediqué hace un año en el blog (10 años en la cala Mosques) decidí seguir mi propia tradición y fui exprofesso a pintar con media hoja de papel Arches. Era un rutilante día de sol, casi el último de vacaciones.

Cala Mosques, Agosto 2012 (papel Arches)

(Sucede como en un extravagante poema de Christian Morgenstern que tradujo hace años José María Valverde:

Palmario, acompañado de un tal señor Von Korf,
 va hacia un pueblo extranjero que se llama Ruhmkorf. 
Pero al llegar allí no puede entender nada, 
 ni comprende una sola palabra pronunciada. 
También Von Korf (que al pueblo a Palmario acompaña 
a causa de la rima solamente) se extraña. 
Pero eso justamente le llena de placer 
y nuestro amigo está muy contento al volver. 
Y anota en su cuaderno, en el fin de semana: 
"¡Otra gran experiencia, sabrosa y soberana!" 

 También yo, como Von Korf, he ido allá a "causa de la rima solamente", o más bien aquí, por la necesidad de repetir la música (la rima) que crea el propio blog, y a pesar de que, como él, no entienda muy bien dónde va a parar todo esto del blog. Pero también, como él, encuentro que la experiencia ha sido sabrosa y soberana...)

En los comentarios del año pasado había buenas ideas. Ricardo Azkargorta celebraba los progresos de los diez años pero echaba a faltar algo de descontrol. Carlos Leon Salazar sugeria que la clave es a veces dejar fuera algo -aunque cueste. Ambas observaciones tenían un aire de familia: demasiado control, demasiada fidelidad. Con Fernando Pena y con Joshemari, el debate siguió sobre esto mismo: qué omitir, cómo soltarse. No me quedó claro -aunque lo intenté averiguar- si a Carlos Leon realmente le resultaba doloroso "dejar algo" fuera, pero he ido observando que a mi sí, mucho. Por otro lado proponerse ser más descontrolado tiene algo paradójico, ¿no? Las observaciones son buenas, las incorporas y sigues tu camino sin forzar.

11 comentaris:

  1. Amigo Carlos, en esta tarde ya otoñal ese claroscuro mediterráneo deslumbra doblemente. Y qué buena pareja hacen poesía y pintura.
    Por cierto, me gusta mucho ese "descontrol" en las copas de los pinos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Luis. Se agradece el cumplido que viene del blogger que más lejos ha llevado lo de emparejar una visión poética en forma de texto y un dibujo impecable y con gracia malagueña, no menos mediterránea. No estoy tan seguro que haya realmente descontrol en alguna parte: la mano suelta, la mano loca que agita el pincel y a veces uno capta en un video de los maestros trabajando... ¿esa mano no sabe muy bien de antemano dónde va a parar, qué va a surgir en el papel? (Vale, pongamos que no al 100%; pongamos, por otro lado, que las comillas en "descontrol" reflejan también cierto escepticismo tuyo). De todos modos, también se agradece el capote: así se supone que uno ha aprendido algo de lo que le decían...
      Saludos cordiales.

      Elimina
  2. Molt lluminosa, mediterrània cent per cent.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Maria Antònia, els teus comentaris il·luminen la grisor del dia!

      Elimina
  3. this painting and Jardins de la Tamarita are both soaked in sunlight beautiful paintings carlos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. There is a magic gesture in watercolor that never ceases amazing me: is the time to just paint shadows and what appears is the pure light. No way in watercolor painting white on black. Reserving the white paper seems to contain himself for the final outburst of light when you paint the dark about ... You soak the paper with dirty water and painting is soaked with light... Is not it a miracle, Jane?

      Elimina
  4. Suas aquarelas são excelentes, gostaria de posta-las em meu blog.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gilberto, sería un honor que disponga mis trabajos como vea conveniente en su blog. En cualquier caso, gracias por la idea.

      Elimina
  5. Amigo Carlos, cada cual tiene su forma de pintar o de querer pintar. A veces sin demasiado convencimiento, pero si considera un objetivo o una meta lo que quiere hacer, ya está en el camino de lograrlo. Suprimiendo o no, detalles que están ahí.
    A ti te gusta reflejar al máximo lo que ves y aplicando una regla estricta de acuarela... bueno, todo es aceptable y válido. NO le quito mérito puesto que lo tiene.
    No sé si con este escrito se me ha ido un poco la olla, pero al menos yo, me entiendo.
    Esta pintura de la encuentro llena de dulzura y delicadeza. Es correctísima. Por lo menos a mi me lo parece. Me encanta!
    Un abrazo.

    ResponElimina
  6. Donde digo esa pintura de... quiero decir, a continuación: de "la cala Mosques"

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Joshemari
      No te lo creerás pero ayer (y también hoy) andaba pensando en ti. Salí por aquí a pintar obras -las últimas que nos quedan del tren- y pensé "esta acuarela seguro que le gusta a J." ("seguro" es una manera de hablar): se trata de sacar partido a una rampa que se rellena de tierra entre escamas de cemento y sirve de acceso a un puente nuevo. Al final no hubo muchas innovaciones (te sale lo que te sale) pero sí un reto de hacer una acuarela a partir de cosas aun más austeras. Y la de hoy, en el río, va por ahí también. Cuando sea el momento las colgaré. Creo que cada uno tiene una línea de gustos por temas, por estilos, por autores favoritos, por autores que quisiéramos incorporar... y es claro no coincidimos en todos y que mis temas más almibarados -que reflejan también bienestar personal- no te entusiasman tanto. Creo que estos temas de hoy son más angustiados, pero no más sinceros. Y también, al hilo de este debate interior, andaba pensando esta mañana que la síntesis es para mi una disciplina, un medio para un fin, un ejercicio, pero no un fin: necesariamente me gusta explorar el cuadro y encontrarle elementos interesantes. La propuesta de Carlos Leon es otra: no se trata de síntesis sino de elipsis, dejar deliberadamente de explicar algunos elementos que pasan a comportarse entonces como fuerzas de misterio que atraen al espectador. Para mi, también eso es un foco que añade interés al cuadro -pero eso hay que hacerlo así cuando te lo pida el cuerpo, y de momento no es el caso. ¡Creo que cuando nos veamos tendremos temas de conversación! ¡Un abrazo!

      Elimina