Google Website Translator Gadget

dijous, 27 d’octubre de 2011

Pecados capitales (6): la pereza
Deadly sins (6): sloth

La pereza (papel Meirat hecho a mano)

Comentario
Para la pereza, Teresa había construído una agradable escena de molicie con su gata, la taza de café, un trozo de periódico... La escena resultaba ideal para el encargo que tenía, presumiblemente para colgar en un dormitorio. Pero la pereza que resulta pecadora había de ser algo más grave que el ronroneo con las sábanas. (Para interesados en el tema moral puede verse este artículo de wikipedia).
Tomada como un descuido consigo mismo por no hacerse cargo de la propia vida, pensé en algo que conecta mejor con las ansiedades contemporáneas...

***

Para la realización puse un fondo crudo y subí la bicicleta entera a la mesa del taller y decidí que el pedalier es un elemento bonito, donde se aplica la fuerza... esa que la pereza impide aplicar. 

Cuestión aparte es el tema de las telarañas. No hay manera de poner telarañas de verdad en el bodegón (so pena de "pecar de verdad") y había que buscarlas en internet. Hay dos grandes tipos de imagen de telarañas: las que consisten en hilos tejidos y las que consisten como en masas de polvo en forma de cortinas, embudos... No tenía nada claro. Después de la primera versión de la telaraña, la acuarela no me convenció pero no la rompí y estuvo en barbecho un mes. Un día la retomé dispuesto a arreglar la composición siguiendo más el modelo del trenzado de líneas, aunque el resultado no fuera verosímil. Así que abandoné el purismo de la acuarela, tomé la témpera blanca para pintar encima y salió esto que me gustó más.

17 comentaris:

  1. Hola Carlos.
    Estaba mirando tu obra y casi me hacias sentir culpable, tengo en el rincón de la habitación esa bicicleta estatica que me mira y no logra que le saque provecho, casi me atrevo a decir, que tiene parte de esas mismas telarañas que representastes y que a mi tambien me parecen logradas a pesar del purismo, en mi descargo diré que almenos me gusta caminar. En cuanto a la obra, bien realizada ,para mi con un proposito logrado. Un saludo

    ResponElimina
  2. Muy bien Carlos. Me reafirmo en los comentarios anteriores.

    Genial el motivo elegido, tan de nuestros días, para representar la pereza en sentido moral, como tú dices: acallar la tarea que nos llama a voces y que vamos demorando sin límites...

    Composición, colorido y la propia "factura", todo brillante a pesar de que el "purismo" haya dejado paso a la necesidad. La técnica, en estos casos, creo que debe estar al servicio de la obra y no al contrario.

    Saludos y hasta el próximo.

    ResponElimina
  3. Inmejorables acuarelas y unas ideas trabajadas que vas desgranando de una manera simple, como diciendo "aquí están" y nada más. Leo: inteligencia y mucho trabajo.

    ResponElimina
  4. Soberbia, como de costumbre, un sujeto lleno de sencillez y de emociones

    ResponElimina
  5. Hombre, Juan, tampoco era eso de sentirse culpable... ja, ja. Ahora bien, si realmente esto funciona como cartel en pro de la salud, ya puestos, déjame decirte que es mucho más divertida la bici de verdad que la estática. Yo no tengo de éstas, pero observo que muchas estáticas suelen adornar los garages... y muchas sí que llevan las telarañas puestas... Mejor caminar, seguro. Gracias por tu apoyo.

    ResponElimina
  6. Reyes, búscale algún defecto a la próxima porque si no, no voy a tener aliciente... Yo creo que. dejando aparte temas personales de cada cual y hablando sólo de nuestro terreno común, es decir, la acuarela, ¿cual podría ser la tarea demorada que llama a voces? Me digo que podría ser pintar más, arriesgar más, dejar que el accidente fluya más, y en definitiva atreverse a estropearlo. La pereza sería el hábito de repetir lo que sabes que funciona. Eso es casi como el miedo a la libertad en el terreno de la acuarela. Gracias por acompañar toda la serie sin pereza.

    ResponElimina
  7. Hola Antònia: Es bonito que te parezca que las deposito sin ruido. Hay un texto que acompaña que sí hace algo de bombo, ¿no? Una cosa parece clara: hay gente que conectáis bien con esta idea de ilustrar ideas más abstractas por medio de la acuarela -y quizás con la idea que la acuarela podría llevarse a un terreno menos ligero... Lo seguiremos considerando... Un saludo!

    ResponElimina
  8. Hola Alain
    El tema es sencillo, y cuando puede serlo, es lo mejor, sin duda. Que el tema traiga emociones habla también de la sensibilidad del espectador, sin la cual, todo sería opaco. Gracias por tus palabras.

    ResponElimina
  9. Genial Carlos, genial!! Qué imaginación tienes! Es digno de admirar!
    Esa bicicleta está magníficamente dibujada y pintada y las telarañas fantásticas.
    Te has lucido del todo!
    La pintura que sale al margen de los comentarios a la derecha, de la obra del AVE... bueno, ya no sé qué decirte. Lo dejo sin palabras!
    Un abrazo.

    ResponElimina
  10. ...la envidia y la pereza ... has acertado a la perfección. : )

    ResponElimina
  11. Mas allá del tema, muy bien planteado por cierto, la ejecución de esta es magnífica; muy buen trabajo Carlos!!

    ResponElimina
  12. Muy interesante esta serie,un tema tratado muchas veces , pero que has sabido presentar como acertijos, menos mal que das la explicación porque no soy muy bueno en este tipo de investigaciones, a parte de su significado, tenemos la perfección del dibujo y el color siempre austero y sutil, me gusta mucho,
    saludos.

    ResponElimina
  13. Hola Joshemari. Sé que también te gustan las máquinas como temas, les encuentras belleza y posibilidades plásticas. Creo que si es eso lo que valoras puedes perfectamente pasar de la cargada temática de fondo de los pecados capitales y compartir la belleza que pueden tener, por ejemplo, los platos del pedalier, el dibujo subyacente... Las palabras realmente no serían necesarias mostrando pinturas. Si tus entradas están llenas de comentarios (propios y ajenos) y las mías llenas de explicaciones es porque, además de pintar, creo que nos gusta hablar.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  14. Hola Carlos. El valorar "más allá del tema" parece ir un poco en la línea de las cuestiones de interpretación que me comentas en la otra entrada. Otro aspecto del "más allá del tema" más prosaica es que a veces uno tiene ganas de pintar y no sabes qué, y este tipo de propuestas dan un qué para entretenerse días... Gracias por tu apoyo.

    ResponElimina
  15. Hola Sadeu. Celebro que el tratamiento de la idea te parezca adecuado: ya ves que hay diversas posibilidades de ver en todo esto... Saludos

    Hola Francis. No creas que pretendía hacer acertijos, créeme, sino pintar. Quería inspirarme un tanto en los bodegones holandeses del XVII... esos sí que eran acertijos difíciles si no estás en el rollo simbólico de la época... algunos elementos muy difíciles. Hoy vamos al museo o nos traen una muestra como la que vi en el Guggenheim las navidades pasadas... y miramos lo que sabemos ver y celebramos la buena pintura (que ya me gustaría pintar...). Si hay discurso al lado o en la audio-guía, lo escuchas, si no, miras pintura y punto. Encuentro estupendo que después de siglos de historia de la pintura podamos acercar o alejar la historia a nuestra conveniencia, tanto en la lectura como en la ejecución. Saludos y gracias por el apoyo

    ResponElimina
  16. Hola Carlos, deja que te diga que admiro esta lección de creatividad, en la que eres capaz de mostrar perfectamente la síntesis de un pecado capital como es la Pereza....esa bicicleta con telarañas lo define magistralmente, porque creo que la mayoría de los que pintáramos algo basado en la Pereza, tomaríamos imágenes explicitas de alguien "tirado" en un sofá, ó similar, es decir, incluíriamos personajes, sin embargo tú has dado a la primera en el clavo.
    En cuanto al purismo, creo que va siendo hora de sacudirse de encima determinados prejuicios a la hora de usar un gouache que puede convertir algo anodino en algo brillante, digno de admiración. No voy a aludir aquí a quienes utilizan medios diversos, (sean gouache, acrílico, etc) para conseguir efectos espectaculares, porque creo que en definitiva lo que importa es el resultado fial, y todos admiramos a más de uno que los usa a diario y en todas sus obras, sin por ello desmerecer en absoluto su obra.

    Un saludo cordial.

    Enrique.

    ResponElimina
  17. Hola Enrique.
    Como te tengo enlazado hace tiempo sigo directamente tus obras y exposiciones. La creatividad de la que hablas quizás pertenece a un tipo distinto que la del artista plástico, aunque hoy día hay tantos inventos artísticos que uno no sabe muy bien dónde encuadrarse. En cualquier caso me alegro que te haya parecido una idea adecuada... (¿Vas también en bici?... esa idea salía directamente de mis propios referentes aunque nunca he dejado mi bici en tal estado de dejadez...)
    El tema del purismo de la acuarela no eres el primero que lo combate con cierta vehemencia. Estoy de acuerdo. Sería un poco tonto defender no sé que pureza de la técnica porque sí. Ahora bien, creo que ese purismo en concreto tiene su razón de ser en defender una idea de transparencia propia de la acuarela. Hay dos motivos por los que se me ocurre que eso se pueda defender: porque a uno le guste la pura transparencia, o simplemente como ejercicio didáctico en el que uno se prohibe cualquier otra cosa, vencer la dificultad y aprender a planificar la acuarela pensando en los claros por anticipado. Es claro que llegado un punto, pasa por delante la eficacia de la ejecución y no otras cosas... Dejando aparte el gouche, lo que no veo -sobre todo cuando pinto figura.- es que "todo vale por el efecto espectacular"... Quizás hay pintura más efectista y pintura que le ha de convencer más a uno mismo... no sé...
    Saludos y gracias por tu aportación.

    ResponElimina