Google Website Translator Gadget

dilluns, 24 d’octubre de 2011

Pecados capitales (5): la envidia
Deadly sins (5): envy

La envidia (Papel Meirat hecho a mano)

Comentario
No hay envidia sin otro, y ésta es la dificultad del cuadro, donde los objetos no deberían estar reunidos sino observándose.
Para la envidia usé una imagen repetida en los bodegones holandeses del XVII, el limón medio pelado que muestra al espectador su fruto ácido y media monda colgando. Pieter Claesz tiene esta naturaleza muerta de 1633. Pero sobre todo, es Willem Kalf quien lo usa repetidamente en diversas naturalezas muertas de la década de 1660 y Jan Davidsz de Heem en unos cuantos de sus bodegones -y aun hay otros artistas.
Esta fruta a medio pelar podía simbolizar, en el contexto de una vanitas, "la vida, dulce en apariencia pero de sabor amargo".
En mi propuesta, sin olvidar esta referencia a la acidez y/o amargura, buscamos un sentido nuevo: ambos frutos exhiben mútuamente su pulpa sin piel. Y también, por decirlo con una expresión castellana, el limón "no tiene nada que pelar" con la otra fruta tropical, más grande, dulce y exhuberante. Finalmente, en español, la envidia es verde.

Creo que el resultado suaviza mucho la crudeza de la envidia que es un sentimiento destructivo -a veces se identifica con la destructividad misma. Al final a las dos frutas les espera la misma suerte...

4 comentaris:

  1. Carlos, te he dejado un comentario en la entrada anterior. Lo dicho allí vale para toda la serie.

    En este, la elección de los motivos la veo muy acertada y bien realizada. En cuanto a la composición veo el fondo un poco descompensado y como vacío aunque también podría representar la soledad y el aislamiento que, al final, conlleva todo sentimiento de envidia que es autodestructivo por naturaleza ...

    Saludos

    ResponElimina
  2. Hola Reyes
    Te agradezco la parte crítica del comentario porque sirve para mirar la propia obra de nuevo. Estoy de acuerdo con las dos caras del comentario: que el fondo está plásticamente algo vacío (como si la mirada pidiera algo más), que el vacío puede tener significado (el protagonista se ve en soledad con su objeto ideal-odiado). Quizás ambos aspectos se harían compatibles si esa capa de fondo fuera más rica de pigmento o de matices... pero no salió, y en acuarela, y con ese papel tan delicado hecho a mano, poner una segunda capa era matar toda la frescura. No hice una segunda versión.
    Saludos y gracias.

    ResponElimina
  3. Quina pot ser més àcida? Sembla que preguntin. Bona idea i millor pintura.

    ResponElimina
  4. Sí, Antònia... si t'arriba aquest suggeriment que la pregunta se la fan entre elles, que hi ha una rivalitat en l'acidesa, o si dóna almenys aquesta idea que es miren mútuament i es comparen, ja s'ha aconseguit bona part del que es pretenia...
    Salutacions i gràcies.

    ResponElimina