Google Website Translator Gadget

dissabte, 5 de febrer de 2011

Ingeniería de Ferrovial (2): los nuevos viaductos
Ferrovial engineering (2): the new viaducts

Las obras por las que los ingenieros de caminos sienten predilección (creo que) son los viaductos. Mucha gente conectamos emocionalmente con los puentes, aunque a veces el interés más convencional de la gente es mostrar admiración sólo por las estructuras del románico o los edificios históricos.
Las modernas obras de ingeniería exhiben viaductos en bahías, estrechos, o en valles con desniveles impresionantes y parecen auténticos milagros. Creo que Ferrovial tiene unos cuantos de éstos en la autopista del Cantábrico que cortan la respiración.

Veamos los de la obra de Montmeló.
El puente sobre el río Tenes es la frontera sur con Mollet. El objeto de la acuarela no era el puente sino la propia obra. El proceso del encofrado de la plataforma, en forma de aleros, se soporta en una maraña de andamios montada con tubos de mecano. Hice dos versiones buscando la mejor técnica para convertir el andamiaje en algo atractivo.

En la primera versión intenté un sistema combinado de reservas con tiritas de papel adhesivo y goma líquida y sucesivas capas de diferente intensidad (quitando sucesivamente reservas). El resultado no funcionó.

1ª versión: procedimiento de reservas
En la segunda dejé la "maraña" más indeterminada y quedó mejor.
La construcción del puente desviaba provisionalmente la carretera y durante varias semanas lluviosas fue un paisaje gris y un tanto apocalíptico. Intenté sacarle partido a todos estos elementos. Finalmente quedó esto:


Obra del puente sobre el Tenes (2ª versión)
El otro viaducto, en el otro extremo del pueblo, salva el paso del río Congost. Se está haciendo aun un tercero, en paralelo a éste, para la línea de Cercanías, que comparte las pilastras centrales con el del tren de alta velocidad. Aquí el mecano de soporte del piso tenía barras más gruesas, de un acero pintado de lila. En las entrañas del hormigón discurren gruesos tensores de acero, tanto en las paredes verticales como en el piso. Hice dos apuntes en rotulador de los andamios.



Ignacio López, el Jefe de Obras, me acompañó un día a la obra y me explicó algo de la dinámica de esos tensores, que dan rigídez al puente al paso del tren y compensa el escaso gálibo del puente (debida al inmediato soterramiento de la vía). Me quedó claró que los tensores eran el tema favorito de todos. Hasta los soldadores estaban orgullosos de su trabajo sobre esos nervios de acero. Me hubiera gustado que la acuarela reflejara esas líneas onduladas de los cables como una especie de pentagrama... incluso quise dibujar una especie de clave de sol a partir de algun elemento, pero finalmente desistí. Sugerí con las nubes un contrapunto a la ondulación de los cables. En la lucha entre ser fiel al tema y buscar cierta belleza, creo que la acumulación de detalles me venció...

Construcción del puente sobre el río Congost.

Río Congost debajo del puente nuevo
 Otro intento un poco esotérico era el reflejo del cemento reluciente de la parte inferior del puente, con cascotes y hierros retorcidos, mientras el Congost, desusadamente crecido, saltaba por debajo suyo, por su cauce provisional. La acuarela es algo rara pero hay que ir probando...


Otra fase de la obra es colocar raíles. La complejísima máquina anfibia, que avanza sobre orugas por el suelo o sobre los raíles es la encargada que la vía quede paralela, nivelada, sin altibajos sobre el balasto. Es  un monstruo que tiene algo de transformer, ¿no?. En la acuarela, a partir de combinar varias fotos (¡y gracias por haberme dejado acercar a la máquina!) se ve la boca sur del túnel.

Posicionadora de carriles y traviesas

Los raíles viejos, en tramos largos montados en sus traviesas, se acumulan en los extremos de la obra. Jubilados, reposan en la hierba de un siglo que ha conocido muchos cambios...

Raíles amontonados

Railes y traviesas desmontados en la boca sur

2 comentaris:

  1. Gracias por la descripción del proceso técnico, en todos los sentidos.

    Un placer visitar tu casa.

    ResponElimina
  2. Has entrado en la casa por una habitación muy presentable, de hace dos años, pero que iba quedando algo fría por falta de visitas. Has dejado una tarjeta de visita, la primera que recibe. En el ambiente ha quedado algo de calor... Visita por donde quieras...

    ResponElimina