Google Website Translator Gadget

dilluns, 15 de juliol de 2013

Helleborus 8th, seasonal rest

Helleborus 25

The planet Helleborus approaches to the perihelion of its orbit. The position of the probe thats orbits the planet is affected by magnetic storms from its sun and will stop sending pictures of this world for a while. In this last shipment of the season we appreciate again flowers-fungi (such as H20) and arboreal forms (such as H1)... The technicians are discussing the future of the mission ...


Helleborus 24

All images of the planet Helleborus

4 comentaris:

  1. I follow with great interest the reports you are sending us from Helleborus planet. The images are really original and beautiful especially H.24. Greetings.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hi Mercè. Sorry for the delay. The reception of this images in our common planet Valles is something surprising because our usual landscapes are entirely different. We are discussing about the return to Helleborus the next season. Thanks for your interest!

      Elimina
  2. Conseguir texturas así de sorprendentes no debe de ser fácil. Me sugieren o me evocan distintas imágenes y emociones. La H.25 además de hongos, si la contemplo como una "macro" me parecen las ventosas de los brazos de los pulpos, además de por la forma por el color grisáceo. Las formas árboreas quizá sean mas evidentes, pero no dejan de evocarme imágenes del medio marino, como los calamares, por ejemplo. Supongo que mi comentario es bastante pedestre. Saludos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Conseguir texturas no es lo difícil: basta con ocuparse en el tema durante un tiempo y una idea de procedimiento te lleva a otra... La parte comprometida es darle un sentido artístico a la mancha-textura accidental que aparece. A mi por lo menos no me divierte una mancha que se haga sola sin poder hacer yo nada: para eso no pinto, y uno se limitaría a contemplar la belleza las manchas de aceite en los charcos, o las de humedad en una pared, etc. Entonces lo que ha de suceder es exactamente eso que llamas pedestre: ser capaz de ver calamares porque los calamares le dicen algo a uno y hacerlos aparecer. No digo que toda pintura haya de ser así, pero ésta va así, y se intenta que forme parte de una serie con alguna coherencia. En el proceso que va desde la evocación a una llamada a comparecer se pone en marcha un diálogo entre la inteligencia y la emoción que me parece lo mejor de la experiencia de pintar. Pero se da aunque uno pinte la cosa más realista del mundo. En fin, gracias por todo, Carmen.

      Elimina