Google Website Translator Gadget

dimecres, 30 de gener de 2013

Els treballs i els dies (2): la planxa
Works and Days (2): the iron

La planxa en la post

De la planxa a l'extrem de la post, tot una mena de símbol de l'ordre familiar, en vaig haver de fer dues versions. Aquesta segona és més acceptable però es diria que el propòsit de deixar la pinzellada solta se n'ha anat en orris... (Potser és una aquarel·la massa planxada?)

8 comentaris:

  1. Se te va a quemar la ropa...
    Sorprendente, te lo digo una y mil veces, sabes como nadie tratar a lo cotidiano de manera diferente, tan diferente que un simple plancha nos llega a sorprender, cuando la vemos a diario.
    Magnifico, mi enhorabuena por el trabajo, eres un crac.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¿Se va a quemar, verdad? Luego lo pensé: quieres reflejar el trabajo de la plancha pero eso requiere un mano, y eso se escaparía del género bodegón (y no siempre tienes modelo "a mano"), conque la pones sin mano, pero entonces la escena es increible porque no se deja la plancha así, a no ser que seas descuidado... y en eso caso, más que orden familiar, retratas la desidia... ¿qué cosas, no?
      Yo creo que el trato de lo cotidiano que ves aquí, si lo examinas bien, no es ninguna osadía artística (más abajo ya Ricardo dice que todo es muy "explícito" y "objetivo") sino que lo original es mirarlo. Cuando uno construye un bodegón con artilugios familiares de estos, las cosas aparecen en sus formas, reflejos y colores y te fijas en cosas en las que nunca, nunca te has fijado. Una plancha es de esas cosas que desaparecen en su uso, bajo el gesto de la mano, y normalmente bajo la preocupación de tener la camisa o el pantalón listo. En este sentido, incluso el absurdo de tenerla parada sobre la pieza de ropa adquiere la función de hacerla ver como cosa... Todo esto se me ocurre ahora, gracias a tu comentario: o sea, gracias!

      Elimina
  2. És increïble com fins l'objecte més anodí de la casa cobra bellesa sota els teus pinzells.
    És el que jo dic sempre: no importa tant el que es pinta, sinó com es pinta.
    Salutacions.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Mercedes: no és habitual que la gent de Sevilla et contesti en català... Me l'alegro i t'agraeixo aquesta normalitat que no hauria de ser tan extraordinària en el país. I ja posats, hi segueixo si et sembla. Em penso que repetiré una mica el que li he dit a l'Eusebio, amb les paraules que em proposes: l'objecte més anodí de casa, posat en el centre, sota un focus, es converteix en un anodí protagonista, que deixa ipso facto de ser anodí i suscita curiositat. La tria d'elements hi fa molt; la manera de pintar aquí és cert tractament que sense arribar a hiperrealista sí que s'interessa molts pels detalls. Tot plegat pot ser que arribi a arrencar bellesa a un estri del qual només sol sortir escalfor...

      Elimina
  3. Hombre la plancha!, simbolo ,reto, en este momento para mi la asocio a calma, no se porque pero me relaja el planchar escuchando musica, en fin la vida del amo de casa. Tu obra muy lograda. Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Juan, todos me habeis hecho pensar que el tema más trivial va siempre cargado de cosas. No pensé mucho lo del simbolismo hogareño cuando escribí el texto pero realmente no dejaba de estar ahí cuando lo pinté, conectado con cierta huída del pintar en la calle, con cierta tendencia a tamizar de rosa todo el tema (carmín, vamos)... Que sugiera calma me gusta mucho. Música y plancha caliente: sí, va clavado. Me acordaba de una peli en la que el mayordomo le planchaba el periódico antes de entregarlo al señor cada mañana: ¡qué mundo más ordenado el de ese aristócrata!. Uno ejerce no sólo una servidumbre con lo de plancharse la ropa, sino también un señorío de su casa -como dices- donde impone rectitud a las formas de la ropa que ha de vestir... (No me mires, soy bastante desastre en esto...) Un abrazo

      Elimina
  4. Sigues en la linea simbólico-hogareña, esta bien el ejercicio. Veo que la has pintado de una manera bastante objetiva, es decir, dramatizando poco la escena, da la sensación de que quieres mostrarla tal cual es, sin engaños. Te digo esto por que a veces "interpretamos" las cosas, le damos un espíritu romántico (composición , color, contraste etc.)a la hora de representar.Has pasado del Romanticismo y te has ido al Realismo.
    En esta ocasión es un trabajo "explicito".
    Por otro lado comentarte que los dibujos del anterior post, son maravillosos, has sacado un gran provecho de esas carnes, la confección de la linea funciona con gran maestría.
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ricardo, te pediré que leas los comentarios y respuestas anteriores... Los comentarios me han sugerido que es la atención a la plancha (cosa existente y no sólo función) lo que puede tener gracia, y que, en cuanto al estilo de la acuarela no se puede dejar de estar de acuerdo con la valoración que propones. De hecho, en el propio texto ya me preguntaba si no era una acuarela demasiado "planchada" -en un vago sentido de algo "plana" de ejecución o de poco "relieve" pictórico o incluso con alguna parte demasiado "insistida"-... Pese a ello defenderé que el tema tenía algunos retos interesantes: una geometría muy singular, los reflejos de esa geometría, el color del metal, incluso la textura de la ropa -reto en este caso abandonado, no trabajado-. Mirando la acuarela ya supuestamente acabada el día anterior, vi algo más y realicé una última operación de la que estoy satisfecho: el aura de ocre o tierra siena que rodea la plancha, que consigue cierta radiación de calor. Estos pequeños retos son de momento mi trabajo de taller... pero también me están entrando ganas de formas no figurativas...
      Un abrazo

      Elimina