Google Website Translator Gadget

dissabte, 8 de setembre de 2012

Estudis de masses vegetals
Vegetable masses studies

M'havia proposat pintar masses d'arbres i vegetació que no tenen massa dibuix -només el imprescindible per col·locar el conjunt... volia  explorar aquestes formes en brut més per interés d'estudi que per resultar agradables al públic, i  sempre des de figuració i la representació -on hi trobo major plaer creatiu, ara per ara, que a la pura invenció. Tot està fet del natural.

Barranc de la Fonfreda, Salàs de Pallars.

Els resultats em semblen de tota mena: poso primer els més salvables i al final els menys reeixits.

Camps a l'estiu
Camí amb pollancres
Garrics
Camps a la tarde

Reelaborat gairebé tres vegades, rascat, repintat amb tèmpera alguns detalls, aquest pantà del següent treball va perdre tota netedat ben aviat i no la va recuperar mai més. El tema de l'aigua cobrint la meitat dels troncs ja l'he intentat sense èxit altres vegades: acabo perdut en l'embull de troncs, reflexos, i fulles, sobre tot m'entabana el joc de les fulles il·luminades i fosques...

Pantà de St Antoni (Pallars Jussà)
  No massa millor, el tema de les bales de palla, ha quedat feixuc, eixut com el propi camp, sense lleugeresa...

Camps amb bales de palla


11 comentaris:

  1. Amigo Carlos, Qué trabajador estás!! Ya disfrutas con todos esos ejercicios, algunos bastante ingratos? Lo cierto que me gustan casi todos! En elección del tema y ejecución. Buena técnica.
    Me gustan, por nombrarlos: el del campo de verano, camino de chopos, campo de la tarde y también el del pantano que parece que no te convenció el resultado. Pues a mi sí que me gusta y has conseguido unos agradables reflejos. El que más me gusta de todos es el de los campos de balas de paja. Es el más sencillo pero, qué quieres que te diga? me entra bien por los ojos! Y la pintura... te entra o no!
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me haces pensar si pintar unos temas da más gusto que otros... creo que el goce viene de si va saliendo lo que te propones y te diré que sí disfruté con los que me convencían conforme los hacía. En cuanto a los temas ingratos, está la coquetería de que el tema "no está ahí" sino que lo haces aparecer tú, tú lo sacas de la indeferencia (y de la ingratitud). Eso debe ser pintar. En el primero estaba al borde del barranco, con hierba alta y calor, nada cómodo; pero me sentía suelto aplicando pinceladas, sentía que hacía cosas nuevas y eso es agradable. En cambio, en el cuadro de las balas de paja estaba bien sentado, a la sombra, con un tema que me parecía facil de encarar y se me fue haciendo -a mi juicio- sucio, opaco, pesado y seco. Me parece más una témpera (regular) que una acuarela. Sin embargo, agradezco enormemente tu ránquing -que ya ves que no coincide con el mío en los dos extremos- porque siempre resulta apasionante ver lo que otras miradas ven y lo que entra por los ojos a los otros...
      Abrazos

      Elimina

  2. Resulta curioso observar la valoración que hace el autor de su propia obra. Muchas veces obedecen mas a las impresiones que se tienen en el momento de pintar que al resultado final. Para mi el Barranc de la Fonfreda es el mas interesante de todos, la elección del tema es mas audaz que las otras obras, el plano del barranco sin punto de interés definido hace que el ojo recorra toda la superficie, centrando la composición las masas de luz, que hacen de reclamo. Creo que se acerca bastante a la abstracción. Sus compañeros de entrega están bien, coincido en el “ranking” con Carlos.
    Hay veces que cuando pintas algo, sobre todo del natural, vuelves a casa con la sensación de que no sabes lo que has hecho y solo después de observar detenidamente la obra sacas conclusiones. A la hora de plantear un cuadro y elijo el tema, creo que ya tengo un esbozo en la cabeza y cuando lo que voy pintando y se parece a eso que me ronda por la cabeza es cuando disfruto, cuando se aparta de lo planeado te pones nervioso y es cuando puede haber problemas. También ocurre que de ese “desvío” pueden salir cosas buenísimas con las que no contábamos.
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Ricardo. Puse primero el del barranco porque también a mi me gustó más, entendía que era una obra mas "madura", menos simplona, y la verdad, no tenía ninguna espectativa "comercial" ni siquiera iba a participar en la feria este año. Cuando la vi en casa, y cuando la tuve fotografiada, pensé ya en el mes de julio "éste le va a gustar a Ricardo" (puedes creerme). Entiendo también tu contrapunto a mis palabras: digo que no me quiero mover de la representación y me contestas que esto está cerca de la abstracción. Quizás ya hemos hablado de esto y quizás un día le dedique una entrada más teórica. Estamos de acuerdo pero valoro mucho que la mancha, que puede ser hermosa o fea, compuesta o desequilibrada, sugerente o aburrida etc.... sea también -por ejemplo- un barranco. Eso de hacer saltar la mente a las cosas me parece una de los fenómenos más fascinantes de la pintura. Entonces no renuncio ni a una gota de "abstracción" però al final me resulta más emocionante que también "salte" y pase a ser un pino, una cacerola, una figura...
      En cuanto a la experiencia de descubrir la propia obra en casa y el desvío... sigo en el comentario a Kubi.
      Un abrazo!

      Elimina
  3. Poco puedo decir después de leer los comentarios de Joshemari, Ricardo y los tuyos propios. Todas me gustan, pero la del barranco es especial y más con la dificultad e incomodidad con la que la pintaste. Estoy de acuerdo con Ricardo, a veces de los "desvios" salen resultados excelentes...hay que darse tiempo y saber mirarlos.
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Kubi, agradezco mucho estas aportaciones! Estamos hablando de resultados "desviados" del propósito y también de saber mirar lo que surge cuando sale desviado. Estas observacions que haceis son certeras y forman parte del abecé de la experiencia del artista: con ellas se estimula la reflexión. Se me ocurre: todas las acuarelas son una sorpresa; más que en el óleo, los accidentes del agua convierten esta técnica en imprevisible. A pesar de ello sale algo que se parece a lo que creías que iba sa salir o no se parece; también: cuando no sale lo medio previsible, suele aparecer un churro y a veces, milagrosamente, te visita una novedad agraciada. La experiencia habitual es que esa revelación te venga en un trocito del papel, un fragmento que te llama, quizás en casa, quizás al cabo de unos días, y te está diciendo algo que quisieras codificar para otras veces... En esta serie hay un poco de todo esto: cosas previsibles como la técnica algodonosa de los árboles de fondo en el 2º (añadiendo carmín en las sombras); visitas agradables que dan que pensar como las sombras grises en los estratos del barranco o la corteza de tierra; visitas ramplonas de cuando viene la familia Porky a instalarse en tu papel, etc. Y sí, tienes razón: hay que darse tiempo para mirar los desvíos, incluso estos últimos...
      Un abrazo.

      Elimina
  4. Para mí el trabajo es excelente, la impresión es que todo está sujeto a una previa planificación a pesar de que el resultado pueda dar lugar a diversas interpretaciones (la magia de la pintura). De todas formas la verdadera excelencia está en el nivel de comentarios y respuestas que estáis manteniendo y que personalmente me ilustran un montón. Es un placer visitar tu blog.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Antonio. La cuestión de la planificación es muy delicada. Por de pronto forma parte del repertorio de estigmas que el artista moderno parece que debería evitar: cuando le dicen a uno académico, o racional, o virtuoso o planificador parece que te digan algo muy feo que nada tiene a ver con creativo, espontáneo, innovador, original, etc. Entiendo que lo dices como elogio y así lo tomo. Lo cierto es que siempre hay que planificar algo del proceso. ¿Qué hay que planificar? La pregunta me desborda (y estoy escuchando la Teresa Jordà llamándome "cuadrado" o así, ja, ja). Propongo centrarnos sólo en que en acuarela, por definición, no se puede añadir una mancha clara sobre una oscura (con todas las excepciones que quieras para salvar esa limitación) y esa reserva de la claridad ha de estar anticipada. Entonces, la única diferencia entre el acuarelista planificador y el "visceral" (insisto que sólo me centro en la planificación de reserva)... es que en el primer caso el plan de reserva pasa por la conciencia y en el segundo se deja a las habilidades del cerebro que se ejecutan sin conciencia (en el vocabulario artístico se diría que guía el corazón, el inconsciente, el sentimiento etc.). Si uno es de este segundo tipo, ¡jo, qué suerte!, y si no, toca pensar un poco. Pero creo que en ambos casos ha de haber mucha práctica, romper muchos, adquirir con paciencia un sentido de peligro que se dispara ante algunas pinceladas de las (pongamos por decir algo) 4500 que puedes hacer en un trabajo...
      Celebro que te guste el blog. En cuanto a los comentarios, a veces dispones de más tiempo para dedicarte a contestarlos, pero siempre sin comentaristas no habría nada por lo que paso la parte de felicitación que les toca a todos ellos, incluído tu mismo. Saludos cordiales.

      Elimina
  5. ¡Hola, Carlos!

    Como dice el comentario anterior tu blog sigue siendo un lugar singular, no solo por la calidad de tus trabajos sino de forma muy especial por el análisis de los mismos y de la pintura en general, como ya he referido en otras ocasiones, y también por el compromiso serio que mantienes con estas tareas. En él se aprende, se piensa y se contagia uno de ese "veneno" que es el Arte o el "arte", para el caso es lo mismo, como me dijo un día un profesor de la Facultad.

    En cuanto a los últimos trabajos me gustan mucho y los he bajado a mi "carpeta" para estudiarlos. Me sigue interesando tu sentido del color y las aguadas sepias de Ainsa. Saludos y un abrazo.

    ResponElimina
  6. Se me olvidaba darte la enhorabuena por la Exposición sobre "El Desnudo" y desearte que sea una buena y merecida experiencia en tu trabajo. Ya nos contarás.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hombre, Reyes, no me había olvidado de ti. Sí que es verdad que siempre has ponderado mucho los comentarios. Es la parte más imprevisible de la vida de un blog porque no siempre llegan o no siempre dispones de tiempo para elaborar una resposta. Cuando abrí el blog pasaba como a muchos otros aficionados que no recibían comentarios, y ni siquiera había pensado en esa función y ni sabía que existía el cuadrito del seguidor hasta que vi aparecer uno un día... La existencia de esta tecnología permite cierta publicación o "hacer públicos" tus trabajos que, de otro modo, se acumulan en casa faltándoles la dimensión social de enseñar lo que haces, (sea Arte o arte, en efecto). Para mi es una auténtica bendición que se pueda hacer esto. Y esto liga con tu segundo comentario, sobre la exposición en Barbany, que mañana, 14 de septiembre, desmonto. Exponer "de verdad" o exponer en modo virtual en el blog tiene el mismo sentido de completar el ciclo de la creación: alguien debe verlo. Pensaba dedicarle unas líneas a la exposición en alguna próxima entrada dedicada a desnudos. Prometo hacerlo. De momento te digo que me ha gustado tu planteamiento: el deseo de una buena experiencia de mi trabajo, y no tanto la cuestión del éxito... Un abrazo.

      Elimina