Google Website Translator Gadget

dijous, 26 de juliol de 2012

De la Ribagorza al Sobrarbe (y 3)

Después de unas mañanas de caminata intensa y de las mejores comidas del año (quizás por las caminatas), dos tardes tranquilas en Ainsa, en su barrio antiguo, permiten dedicarse al dibujo algo más elaborado. Un día:

Plaza Mayor de Ainsa, con la Peña Montañesa asomando
Suelo duro y abultado de la hermosa plaza...

Dibujando en la Plaza Mayor de Ainsa
 
Portal del Callizo, Ainsa.


Al dia siguiente me senté al pie de la iglesia para captar esta escena de los dos vendedores, frente a frente, sentados esperando clientela. El de la derecha era artista y vendía sus pinturas. En el balcón,  la figura es un muñeco de una vieja, a tamaño natural, que funciona como reclamo.

Calle de la Sta Cruz, Ainsa.
Desde Escalona se capta este skyline de Laspuña. Aunque este pueblo se suele fotografiar con la Peña Montañesa al fondo, esta vista corresponde al macizo de Cotiella, más lejano.

Laspuña, con Cotiella al fondo.
La siguiente sí es la Peña Montañesa. Un cálculo del tiempo, del esfuerzo y del sol inclemente desaconsejó la ascensión. (En su lugar visitamos el valle de Irués que no defraudó). Como por la tarde la Peña seguía ahí con su altivez, al menos me la llevé dibujada. En este caso, apurando aun más este terreno monocolor entre el dibujo y la acuarela, no hay línea de rotulador.
La Peña Montañesa, desde Escalona.

8 comentaris:

  1. La verdad que hacer un viaje con el tiempo suficiente como para pararte a dibujar o pintar es una gozada. Tus acuarelas y dibujos transmiten esa sensación. Como comentabas anteriormente el resultado no es lo mas importante. Quizás en esta actividad las vivencias cobran una importancia mayor.

    He estado tres días pintando por Zaragoza y Navarra y ha sido fantástico.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo del tiempo cada vez creo más que lo ponemos nosotros, al menos en el ocio. Puesto que no nos sale de natural hacer una cosa cada vez sino que parece que viajar sea una carrera contra reloj para acumular puntos de metas-volante o algo así, hay que hacer un esfuerzo para pararse a la fuerza. Lo de dibujar es un chollo -en este sentido. Te paras y por fin miras! (el otro día, en la inauguración televisiva de los juegos, el público, los atletas del desfile, los voluntarios... y puede que incluso algun actor, miraban el espectáculo a través de su cámara fotográfica -el resto por la caja TV-...Se viaja también así, con los brazos estirados mirando por la pantallita... ¿Cuándo se mira de verdad?)
      ... El dibujo consigue detener algo esa locura...

      Elimina
  2. Et vaig nominar a "http://artcauhe.blogspot.com.es/2012/07/gracias-ma-jose-por-otorgarme-este.html"

    no sé si t'ho vaig comunicar. És una tonteria, pot ser, però t'ho mereixes.

    ResponElimina
  3. Bellísimas ilustraciones, Carlos. La pincelada aguada y esos trazos sueltos le dan tanto aire fresco. Me encantan.
    Me imagino el placer que te habrá provocado semejante experiencia.

    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Ana. Matizaría lo del placer: a veces es franco, otras no hay que idealizar en exceso: se parece más a una forma de meditación en la que a veces uno entra y otras sólo lo intentas pero ha servido para pararte. Además, dibujar puede que relaje partes del cerebro pero exige concentración y energía de otras... Por lo demás, dejando la actividad de lado, hay un placer de la belleza (cuando sale)... y éste lo compartimos plenamente. Saludos

      Elimina
  4. Hola Carlos,
    he estado echando un vistazo a todo tu blog y me ha encantado. Paro en esta entrada para felicitarte por tu arte ya que me ha traído muy buenos recuerdos de cuando estuve por Aínsa.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ainhoa, ésta ha sido una agradable sorpresa, un comentario del "mundo exterior" de los blogs de acuarelas. Gracias por tus palabras. Esa zona también me trae agradables recuerdos... Sin embargo, hay que decir que no sólo se hacen excursiones, barrancos etc. sino algo que no acaba de encajar con tu "negocio", y es que te pegas unas comidas suculentas en cualquier parte, de lo mejor del país... Pensándolo bien, quizás el gourmet arrepentido luego te tenga que ir a visitar cabeza gacha... Saludos cordiales!

      Elimina