Google Website Translator Gadget

diumenge, 1 de gener de 2012

Montcada, mon amour


Aunque son ya muchos años de trabajar allí, no se puede negar que Montcada i Reixac salió feíta en el reparto de atributos que los dioses concedieron a los municipios. Al lado de Barcelona, atravesada por el río Ripoll y el Besós, la gran ciudad impone su ley y no duda en multiplicar las arterias en ese cuello de botella.

Pilastras de la autopista C-33 al paso por Montcada
El río Ripoll al paso por Montcada

La C-33 la sobrevuela, la C-17 la corta, la N-150 la rodea, la C-58, en plena expansión en dos niveles, se abre paso a codazos, las tres líneas de tren la dividen, el túnel del AVE la perfora...

El conjunto C-33, puente de la línea férrea de Vic, C-17 a la derecha,
todo sobre el río Ripoll (dos hojas de cuaderno)
Otras veces ya he dibujado esta misma imagen de los tres niveles.

La N-150 en el Coll de Montcada

Paso subterráneo de la Font Freda, bajo la línea de Francia y la C-33
Su estructura urbanística es como de patas de araña, con unos núcleos que no se acaban de encontrar entre sí, y muchos polígonos industriales...
Polígono del Coll de Montcada (Central de Bebidas)

Polígono del Pla d'en Coll (Encofrados Alsina)
A pesar de todo, me miro con buenos ojos a Montcada, y me inspira estos dibujos hechos a contracorriente este otoño de 2011, entre turnos de trabajo, donde he dejado para otra ocasión rescatar rincones tiernos y he preferido alucinar con la belleza del cemento feo...
***
No es la primera vez que eso me motiva. Como muestra este acrílico que hice en 2004 que titulé “dansa dels camins a Montcada”, una pintura sobre tabla con mucha arena y marmolina...
Dansa dels camins a Montcada (2004)

7 comentaris:

  1. Es impresionante cómo dibujas y cómo trabajas la tinta. Fantásticas aguadas Carlos. Feliz año.

    ResponElimina
  2. Superbes, et très intéressantes ces vues...et tu as réussi à conserver l'âme de cette ville malgré tout ce béton !
    Bonne année à toi

    ResponElimina
  3. Hola Carlos.
    Desde luego lograstes trasladar a la obra el ambiente de esa zona, si te digo la verdad, en especial la primera, es una zona odiada por mi, varias veces me quede en caravana debajo de esos mismos puentes, como amante de la naturaleza me parecia deprimente esa zona tan transformada por el hombre,pero logras que incluso me parezcan atractivas a la vista, aparte de tu dominio indudable de técnica. Un abrazo, que el año sea provechoso

    ResponElimina
  4. Gracias Jose Luis, que el año nos sea propicio a todos!

    Hola Corinne.
    Je dois dire en toute honnêteté, il a encore des rues et des coins à Montcada avec un certain charme ... et ici, j'ai choisi de ne dessiner que «tout ce béton". Je l'ai fait parce que c'est ce que je me trouve plus immédiate -étant donné le court laps de temps que je devais dessiner-, et aussi parce que j'expose mon prope humeur. Une partie de l'âme du village se déplace vers l'intérieur, et une partie de moi se déplace vers l'extérieur ... N'est-ce pas toujours ainsi?
    Avoir une très bonne année.

    ResponElimina
  5. Hola Juan...
    ¡Qué cercano me ha sonado eso del atasco bajo la autopista!... ¿quizá en la C-17? Tu comentario me va al pelo porque tu "zona odiada" conecta precisamente con el "amour" del título... Creo que hablamos de lo mismo. Lo de conseguir que esas imágenes resulten atractivas a la vista es precisamente una respuesta casi defensiva de atraer lo que de entrada repele. Uno sigue por ahí y acaba admirando no sólo la naturaleza de tus peñas y cortadas, sino la ingeniería civil que transforma la naturaleza y nos devuelve peñas y cortadas geométricas -por obra de la naturaleza humana...
    Seguro que el año nos será de provecho, ya verás!

    ResponElimina
  6. Sí bona t´ècnica, bones aiguades. Un tema que sembla que no pot ser artístic, tu ho transformes.

    ResponElimina
  7. Gracies com sempre, Antónia. T'invito a una reflexió: a banda que quan un aprén a pintar (que és sempre) hi ha hagi temes "didàctics"... hi ha realment temes artístics?

    ResponElimina